Si estás pensando en viajar a Edimburgo con niños, no puedes perderte este post. Escocia es un país precioso y Edimburgo, su capital, no se queda corta.

Hace algunos años viví con mi marido en Edimburgo, y desde que regresamos a España no habíamos tenido ocasión de volver. Así que este viaje era muy especial para nosotros, pues no solamente volvíamos a nuestra querida Edimburgo después de varios años, sino que además lo hacíamos con nuestro pequeño. Ha sido muy emocionante volver a esta ciudad con él, enseñarle dónde vivíamos o nuestros sitios favoritos… aunque con 20 meses todavía no es consciente de mucho…

Edimburgo con niños_Neren Travel

Si vais a viajar con niños a Edimburgo os recomiendo tener en cuenta algunas cosas:

El frío.

Escocia es un país muy frío y húmedo. No importa si vais en verano, incluso entonces deberéis llevar ropa de abrigo e impermeables. Los paraguas son de poca ayuda allí, pues con el viento acaban rompiéndose, así que un buen abrigo con capucha es lo mejor. Bufanda, guantes y gorro son también imprescindibles. Eso sí, lo ideal es vestirse por capas, ya que al entrar en los sitios, al tener calefacción, os podréis ir desprendiendo de ellas fácilmente. Si vuestro hijo todavía usa el carro o silla de paseo como es nuestro caso, un buen saquito para que vaya caliente es casi obligatorio, por no mencionar el plástico que lo cubre para protegerlo de la lluvia y el viento. Nosotros lo que hicimos fue llevarle un buzo tipo de esquiar (sí, soy de ese tipo de madre un poco exagerada…), y así iba calentito tanto si iba en el carro como si iba andando, y de ese modo nos dejamos el saquito en España para no ir tan cargados.

Las cuestas y los adoquines.

Edimburgo, además de adoquinada, es una ciudad con unas cuestas impresionantes. Un buen calzado es importante para poder ir cómodos cuesta arriba, cuesta abajo. Recordad también que sea un calzado que aguante bien la lluvia y el frío, sobre todo si vais en invierno.

Lo de las cuestas y los adoquines es también importante tenerlo en cuenta para los niños. En nuestro caso viajamos con el carro/silla de paseo y con una mochila de porteo, pues en ocasiones nos resulta más cómodo ponernos al pequeño en la mochila y olvidarnos del carro.

La comida.

Lo mejor es comer en los pubs locales, en los que te encuentras a los escoceses degustando sus especialidades, como Haggis, Neeps and Tatties o Fish & Chips . Muchos sitios ofrecen menú infantil, disponen de tronas e incluso de lápices y hojas para que los niños se entretengan mientras les llega la comida.

Tened en cuenta que las raciones suelen ser muy generosas, incluso en el menú infantil. Nosotros muchas veces simplemente pedíamos dos platos y con eso podíamos comer los tres sin problema. No olvidéis que los horarios de las comidas allí son algo diferentes de los de España, y es que suelen comer en torno a las 12.30-13.00h y la cena suele ser alrededor de las 19h. En algunos restaurantes el acceso con carro es también bastante incómodo, pues tienen escalones para subir a la zona de comedor y carecen de ascensor. Nosotros lo que hacíamos en estos casos era simplemente plegar el carro y subirlo.

¿Qué hacer con niños en Edimburgo?

Cuando viajamos con el pequeño intentamos combinar los recorridos turísticos “obligatorios” de cada ciudad con actividades y visitas con las que él pueda disfrutar, jugar y divertirse.

Edimburgo es una ciudad perfecta para visitar con niños, pues no es muy grande y es mucho más tranquila que grandes ciudades como Londres. Sin embargo es una ciudad espectacular que ofrece muchas actividades para hacer con niños y, además, muchas de ellas son gratuitas. Aquí os dejo algunos ejemplos de cosas que podéis hacer en Edimburgo con niños, tanto si tenéis la suerte de disfrutar de buen tiempo como si os sorprende el tiempo escocés, muy caracterizado por las lluvias:

Librería Waterstones.

Edimburgo con niños_Neren Travel

Esta librería está ubicada en Princess Street, la principal calle comercial de Edimburgo. Waterstones consta de varios pisos y sótano. Todos ellos plagados de libros y complementos que hacen que quieras comprarlo todo… Pero la parte que nos interesa es el primer piso, que es donde está la zona dedicada a los niños. Para llegar a él podéis hacerlo por las escaleras o por el ascensor que está al fondo de la librería. En la zona de niños no sólo encontraréis un sinfín de libros para los más pequeños sino también juguetes, un área con sofás para leer o pintar e incluso un pequeño castillo para que jueguen. Hacen además muchas actividades, por lo que si vuestra visita coincide con alguna de ellas, seguro que lo disfrutaréis mucho.

Princess Street Gardens.

Viajar a Edimburgo con niños_Neren Travel

Si tenéis la suerte de pillar algo de buen tiempo en vuestra visita a Edimburgo, una gran opción es comprar unos sándwiches y coméroslos en los jardines de Princess Street. Por la zona hay varios Deli en los que hay comida para llevar, sobre todo en Rose Street. Pret à Manger es una cadena de locales de comida rápida tipo sándwiches, ensaladas o wraps, pero que está bastante bien y está justo en Princess Street. En los jardines hay además una zona de columpios para que los niños puedan jugar.

El Museo Nacional de Escocia.

Viajar a Edimburgo con niños_Neren Travel

El Museo Nacional de Escocia fue sin duda la gran estrella de nuestro viaje. La entrada es gratuita aunque puedes dejar una donación. Tiene varios pisos, aunque a nosotros solo nos dio tiempo de visitar el primero, pues a nuestro pequeño le encantó y se nos hizo la hora del cierre. Réplicas de animales como jirafas, leones o elefantes, robots, la famosa oveja Dolly, trenes o coches, son algunos ejemplos de lo que ofrece este museo. Hay muchísimas cosas para que los niños toquen, por lo que se entretienen un montón. Cuenta además con una zona de juegos para los más pequeños con instrumentos de música, bloques, disfraces… así que entenderéis por qué el nuestro no quería irse.

Dynamic Earth.

Dynamic Earth cuenta la historia del planeta a través de diferentes salas temáticas que incluyen hasta una máquina del tiempo o un iceberg. La entrada son unas 9.5libras para los niños y unas 15 para los adultos. Los menores de 4 años no pagan. Esta atracción la recomiendo para niños mayores de 4 años o incluso más. Al nuestro no le llamó demasiado la atención y es que pocas cosas podía tocar. Si viajáis con niños menores de 4 años, donde mejor se lo pasan es en el primer sótano, que cuenta con una zona de juegos con piscina de bolas y varias actividades. Esa fue la parte que más disfrutó el nuestro. Si habéis adquirido la entrada al museo, la zona de juegos es gratuita, si no, únicamente hay que pagar 2 libras.

La biblioteca de Stockbridge.

Viajar a Edimburgo con niños_Neren Travel

Stockbridge es un precioso y conocido barrio de Edimburgo que os recomiendo visitar si tenéis ocasión. Nosotros vivíamos en él y guardamos un buen recuerdo. La biblioteca en concreto es muy buena opción para entretener a los niños, especialmente si fuera hace mal tiempo y llueve. La zona infantil cuenta con juguetes y muchos libros para todas las edades, algunos de ellos incluso bilingües. Tienen también una pequeña mesa en la que pueden sentarse a leer, dibujar o jugar, y también varias sillas y sillones. Organizan algunas actividades para niños, por lo que si coincidís con alguna de ellas seguro que os resultará interesante.

Los jardines botánicos.

El Royal Botanic Garden de Edimburgo puede visitarse de manera gratuita, aunque hay zonas que si se quiere entrar sí que son de pago. Es un oasis verde a poco más de un kilómetro del centro de la ciudad, por lo que es una visita muy recomendable para hacer con los niños. Disponen de cafetería en caso de que queráis aprovechar para tomar algo allí.

Gorgie city farm.

Gorgie city farm es una granja urbana que abre todos los días del año (exceptuando el día de Navidad y el de Año Nuevo). Cuenta con animales como cerdos, cabras, ovejas o vacas, además de un huerto y una cafetería. Es una buena opción para disfrutar de un entorno diferente también muy cerca de la ciudad. Nosotros esta vez no tuvimos tiempo de visitarla, pero esperamos poder hacerlo la próxima vez.

Edimburgo con niños_Neren Travel

Además de esto, muchas veces os encontraréis con pequeños mercados o eventos que montan, especialmente los fines de semana. Nosotros coincidimos con un pequeño evento sobre el reciclaje y el ahorro de energía gracias al que el pequeño pudo, entre otros, hacer música con diferentes componentes de vehículos.

Si no has visitado nunca Edimburgo, te lo recomiendo encarecidamente, tanto si piensas hacerlo en familia como en pareja, con amigos, en solitario… hay Edimburgo para todos los gustos y estoy segura de que esta ciudad te enamorará. Yo me encargo de diseñar tu viaje personalizado y tú de disfrutarlo. ¿A dónde te llevo?

Un comentario sobre “Viajar a Edimburgo con niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s